viernes, 20 de septiembre de 2013

Algo que venía pensando + Algo que leí

El problema fue la primera pregunta.
La curiosidad, ¿Habrá algo más? ¿Qué es esto?
Eso hizo del mono una persona.
Inevitablemente cuando pienso en curiosidad, se me viene a la cabeza la palabra inquietud, y estas dos palabras van de la mano con la juventud. El joven siempre quiso trascender las normas, romper las reglas y exponer que ellas son lógicas para muy pocos, por lo tanto, poco representativas.
Cuando digo que el problema fue la pregunta, digo también que por esa pregunta, vivimos como vivimos.
Ahí apareció el mecanismo lógico de cuadrados dentro de cuadrados para mecanizar y optimizar las cosas.
Eso. Eso es lo que me desespera: mecanizar y optimizar.
Vienen con el cuento que somos distintos a los animales porque podemos pensar. ¿Qué es pensar? ¿Por qué siempre se trata de costo-beneficio? Esa idea me hace mucho ruido, me hace pensar en lo individual. ¿Qué gano? ¿Qué pierdo? Y no, viejo.
Y aún peor, nos tragamos el cuento. ¡Y ADEMÁS LO REPRODUCIMOS!
El joven hace todo para escaparle al EFE. ¿Qué hace el EFE? encausa su rebeldía en un nuevo producto que sale mañana al mercado, todo muy barato y con grandes descuentos.

No. Disiento con los que dicen que la juventud está perdida o que es una generación perdida o alguna pelotudes por el estilo. Aunque hay algo que los enajena un poco, no los culpo. Es otra vez esa forma de huirle a la norma, pero también siento que es otra causa enjaulada por el EFE.
Me cuesta tanto no verlo todo ahí, es difícil encontrar cosas fuera de él. Pero existen, y hay que ir a por ellas.
A veces pienso que quizás lo que tenemos que buscar es que: el escape se vuelva norma. Y luego volver a romper con esta norma para darle un nuevo sentido a esta cosa.

Una vez una vieja con cara de nada dijo "Nada se puede construir sin amor" y yo la saco de contexto para que tome algún sentido lo que dijo la vieja que hablaba por hablar. Che, vieja. ¡Tenes razón!

martes, 27 de agosto de 2013

De los barcos, y con historias

Recuerdo que éramos pocos y éramos muchos a la vez.
Éramos pocos para cuando había que sonreír, no éramos pocos, éramos ninguno.
Y éramos muchos para cuando había que comer, demasiados que no alcanzaba lo que había (si es que había algo más en la olla ya fina de tanto rascarla).
Ahí fue cuando conocimos el tan amargo como aspero gusto a tierra.
Pero a mamá no le importaba que no haya comida para todos o para ninguno solo le importaba que él vuelva, que vuelva Paula vivo. Para abrazarlo aunque sea una vez más.
En ese entonces la única alegría en el hogar era Juanillo, él con su cola en forma de espiral no comprendía los tiempos que vivíamos, aunque sí sabía que Paula no estaba, y ya tendría que haber vuelto.
Por las noches escuchaba a mamá llorar en el patio. Juanillo venía a despertarme para que abrace a mamá... pero lo terminaba echando. Yo también quería llorar, y lo hacía sola. De fondo seguía escuchando el llanto de mamá, hasta que a su llanto se le sumó otro, pero uno distinto, raro. Tenía una forma más torpe, no era un llanto fluido. Decidí levantarme de la cama, desanclarme de las lagrimas que estaban abrazadas a la almohada para ver quien era.
Y sí, era él. El chancho lloraba con mamá, hacía lo que yo no.
Pasaron las semanas, pasó el tiempo, pasó todo menos el dolor. Mamá seguía llorando y Juanillo también.
Llegamos a un momento donde ya no alcanzaba para nada, y sí. Había que matar al chancho para comer, ¿Pero quién iba a ser capaz de matar a nuestra última alegría, a nuestro último consuelo?
Mamá intentó, pero no pudo... Decidió que lo mejor era venderlo.
Ahí iba nuestro querído puerco.
Dolió tanto como saber que Paula no iba a volver...
Pero bueno ya no había más nada que hacer, decidimos irnos todos a dormir porque no había mucho que hacer.
Eran las 2 a.m. y se escucha un ¡PUM!, algo enorme había caído en la casa, y ese algo enorme era la puerta que Juanillo había tirado con su trompa porque nos extrañaba, porque no quería irse. Pero aún así su nuevo dueño llegó a casa y se lo llevó.
Nunca volvimos a ver a Juanillo y tampoco a Paula.

martes, 30 de julio de 2013

Tomalo con calma, esto es dialéctica pura.

Te volverá a pasar tantas veces en la vida, yo decía "¿te acordás? empezar a pintar todos los días sobre el paisaje muerto del pasado y lograr cada vez que necesite nueva música nueva, nuevo piano".
Vos ya podés elegir el piano. Crear la música nueva de una nueva vida, y vivirla intensamente hasta equivocarte otra vez y luego volver a empezar, volver a equivocarte. Pero siempre vivir, vivir intensamente.

miércoles, 17 de julio de 2013

De únicos y eternos

Todos somos uno más con ganas de sentirse único, aunque sea por un rato.
¿Qué nos hace únicos? No creo que eso sea por un numero, o por un nombre, o por una huella dactilar.
Todo es una sucesión de hechos que derivó en hoy. Hoy ¿es la suma de todos los ayer?. ¿Mañana no va a ser otra cosa que ayer más hoy? No creo. El futuro es incierto para todos y por igual. ¿Qué tal si mañana no hay mañana? Creo que lo único imposible es que mañana no tenga un ayer.
¿Pero el hoy? ¿Qué hacemos con él? Vamos a buscarlo, la vida es hoy. No hay otro plano, tenes una sola chance y no la estás desperdiciando, la estás viviendo, si al fin y al cabo vivir se trata simplemente de eso, vivir. Quizás no sea siempre como te gustaría, pero ¿Cual hay? sería aburrido si siempre fuera fácil, si uno siempre hiciera lo que quisiera... No habría sueños, la única causa legítima para levantarse cada mañana.
El hombre (de este lado) un poco vive de eso ¿no? Objetivos: quiero esto, quiero aquello. Buscamos motivaciones, ¿Que hay que hacer cuando no hay motivaciones? No sé. ¿Crear nuevas?
Respondiendo a la pregunta originaria; creo yo que el amor. Y sí, no voy a decir otra cosa, sino tendría que cambiar el nombre del blog. El amor nos para en distintas veredas, nos hace levantar distintas banderas. Eso es lo mágico del amor, que sea tan inmenso y versátil, rebalsa el imaginario de cualquiera, entra en los sueños de cada uno aparece y lo cambia, pocas veces olvidamos los sueños donde hay amor, amor real.
Al poco tiempo de nacer; el hombre sabe y reconoce que todo es perecedero, todo finaliza, nada es para siempre. Es tan seductora la eternidad en un mundo donde todo es efímero, que pareciera que solo buscamos pasar a la inmortalidad. ¿Es cíclico o es un desarrollo? ¿Vamos a un punto o solo damos vueltas en circulo?

domingo, 30 de junio de 2013

Voy a ser sincero

Estoy enojado. Hoy soñé que dos amigos y yo estabamos cursando algo que no recuerdo con precisión. Había algunas chicas más y un chico, no eramos mas de 9 o 10 en el curso, la casualidad era que todos tomábamos el mismo colectivo.
Se dio una breve charla entre nosotros tres y el chico que no conocía y no reconozco, a lo que él dijo:
- ¿Nunca mataron? Es muy divertido, bah a mi me entretiene.
- ¿De qué estás hablando? no es gracioso la muerte, no es algo para el humor.- Respondí
- Mal chabón, ¿Qué decís?- Dijo uno de mis amigos, el mayor.
- Dale... ¿Me van a decir que nunca jugaron algún juego de zombies, o al counter-strike?.- Dijo sintiendosé incomprendido
- Ah, sí eso sí, todos lo hemos jugado alguna vez... - Dijo el menor.
- Qué boludo, me hiciste asustar - Acoté.
La cuestión es que fue un momento incomodo, pero seguimos como si nada, quizás lo habíamos tildado un poco de fanático de Fierita y de jugar mucho a juegos de video.
En un momento se dio una charla con la profesora del curso, canosa teñida de rojo ella, con anteojos y baja de estatura, no pasaba los 55.
El chico hizo un relato de como cometió un asesinato de una chica. Todos nos quedamos horrorizados y el lo contaba como si hubiese ido a comprar pan al almacén. La profesora lo llevó hasta la comisaría para que preste declaración. Él fue como si nada, casi que contento, lo vimos como lo esposaban, luego volvimos al curso comentando cosas como "No era el portero, ni el padrastro, era él"
De noche ya, esperando el colectivo todos juntos apareció él.
Nos asustamos todos, y se tomó el colectivo con las chicas. Nosotros tres preferimos no hacerlo.
Nos quedamos hablando si en realidad él la mató o era un relato que inventó...
Se hizo de noche y no pasó más el colectivo.

Gracias...

Mueca

De cola larga, orejas claras y redondeadas. De hocico blanco y sus dientes imposibles no verlos, sus patitas siempre están cerca de su dentadura. Rápido roedor de noches sin luna.
Pero hoy llovía, y había luna. No encontraba hueco donde meterse, sus patas traseras no cabían como el resto de su cuerpo. No lo dejaban pasar.
Caminó lo que una persona normal dice 25 cuadras, pero para él eran mucho mas que 2500 metros... eran un millón de pasos, pero no le preocupaba eso. No era cuanto caminó, más bien que en todo eso que caminó, no encontró lugar, se decepcionó. "No hay lugar donde quepan mis patitas" era en lo que más pensaba, y fue ahí cuando se dio cuenta que sí. Que era una rata. A partir de ahora veía la vida desde otro lugar.
Y claro... por fin vio que los picaportes eran inalcanzables para él, las estructuras no estaban hechas a la medida de una rata. Cualquier puerta le queda inmensa.
Más allá de tener algo de humano no lo era. O quizás lo era hasta que se dio cuenta que ya no, y que simplemente debía afrontar la realidad, dejar de vivir en un mundo de fantasías.
Ese momento exacto donde se encontró a si mismo, veía poco más que una baldosa de cemento,  la pared con el hoyo donde no cupo, y mugre que se iba con el agua.
Levantó su pequeña cabeza y descubrió que el fin de la pared estaba tan distante de él, como lo estaba del cielo. Sus ojos llenos de humedad no eran por la lluvia que lo mojaba, era la realidad que lo empapaba.
Ahora bien, ¿Qué podía hacer él? ¿Intentar empezar de cero como roedor, o darlo todo por volver a su estado anterior? En ese momento, la única imagen en su cabeza era sus sueños humanos, comunes, finitos cayendo al piso y rompiéndose en muchos pedazos.
¿Qué hacer qué hacer?
Llora, se siente más y como siempre "Adieu, Bye bye."

sábado, 22 de junio de 2013

Dolores estrellados

Sentado, acostado.
Tirado al costado.
Preguntándote si en verdad,
estás atrapado.

Esperando que te nombren
y digan "hey vos, acá tenés
las sobras de un corazón
para beber en el camino"

No había dudado ni nada
Hasta que la puta habló
me dijo "así estás bien",
"ocuparan tu lugar" completó.

Una vieja con corona verde
te mira desde allá arriba
le pedís que no haga mas alarde
le decís que su vida declina

le decís que su ropa
no le combina con sus ideas
que te cambió la copa
que estas cansado de peleas

que el sabor de la mandarina
es distinto al de la naranja
¿Qué le iba a importar?
si para ella es igual

Y vos tan cansado, tan dolido
por esperar algo más de ella
ahora ves, nunca fuiste querido
Y caés, otra vez, a la botella.

Me dijo: "vos vivis como la sociedad
exagerando todo"
Gracias Ariel, Gracias Ortega.

miércoles, 19 de junio de 2013

Más obvio imposible.

Pedro tenía 10 años y le gustaba jugar con muñecos.
Cuando era mas chiquito, le habían regalado un gallego, con boina y todo. 
Al principio le había entusiasmado con su muñequito, jugaba que salía al patio a respirar aire de libertad, tiempo después le regalaron un changuito con góndolas, y billetes nuevos. Primeramente le encantó jugar con eso, pero luego no entendió y se aburrió. No lo supo cuidar y hasta se aburrió de la boina y los bigotes del muñeco y lo tiró.
Unos años después, ya sin "el gallego", como le decía su mamá, le llegó a sus manos un nuevo muñeco, para entonces, Pedrito ya hablaba sus primeras palabras, la madre le preguntó:
- Adivina quien lo eligió
- ¡Fue Mi Padre! - Dijo Pedrito sin saber muy bien a que se dedicaba su padre...
Esta vez era de otra nacionalidad, era un Turco ¡y tenía turbante!
Es aquí cuando Pedro se emociona y empieza a jugar con el Turco. Luego de un tiempo, la madre preocupada lo veía y no comprendía como podía estar así de enamorado del muñeco, ya era un nene que estaba por terminar el jardín, mientras sus compañeros aprendían a leer y a escribir, algunos hasta a hacer cuentas, él seguía con el Turco y su turbante, sin interesarse que era leer o escribir, él seguía jugando afuera, pero ya no se preguntaba nada, era lo que lo diferenciaba de los demás chicos, esa es la edad del '¿Por qué?' Donde preguntan ¿Por qué tal cosa? y ¿Por qué tal otra?. Es más, la maestra del jardín llamó a los padres porque todos los chicos (29) menos Pedro le habían preguntado -de una u otra manera- cómo venían los bebés al mundo. Es aquí donde empieza a haber conflicto entre los padres, pero seguían juntos por Pedro.
La madre le dijo a Pedro que no iba a poder seguir jugando con el Turco, que le tenían que comprar un juguete para un chico de su edad. Pero otra vez, eligió el padre, Fue Muy Incompetente al elegir esta vez.
Eligió un chupete, sólo porque sí o sí había que cambiar al turco, ésta vez mamá se había puesto firme, no como aquella vez que no lo quiso tirar para que Pedro siga en su nube de felicidad vacía.
Entonces llegó chupete, fue el que menos duró de todos sus juguetes. Desde un principio a Pedrito no le convenció el nuevo juguete que le había traído su padre... Pedro no lo quería ni ver al muñeco, y juró nunca más jugar con juguetes. Que los juguetes eran malos.
La madre se divirció del padre, y juró nunca más verlo, le pagó lo que le debía (ya que le había prestado plata), empacó sus cosas y se las mandó. ¡A esta casa no entras más! le gritó.
Pero un día, algunos meses más tarde, la madre creyó que Pedro estaba un poco más maduro para muñecos comunes y decidió regalarle un pingüinito de felpa. Este pingüinito hizo que Pedro se olvidará de aquél "nunca más" de chupete y todos los anteriores. Pedro ya era un poco más maduro y utilizó al pingüinito de otra manera, esta vez lo utilizó como un consejero, cada día que volvía del colegio lo abrazaba con fuerza. Pero otra vez más Pedrito se cansó, y otra vez más lo tiró. Como si fuese uno de los anteriores.
Al poco tiempo Pedro se dio cuenta que a este, que era de felpa, que era distinto a los anteriores, era desprolijo, lo iba a extrañar muchísimo. Pero esas decisiones son irreversibles. Su madre se sigue preguntando ¿Hasta cuando, Pedrito? ¿Cuando vas a madurar?  

viernes, 14 de junio de 2013

Todavía sigo soñando verte al doblar en la esquina.

Era tan lindo encontrarte de la nada, era un día hermoso por el simple hecho de encontrarte. Quiero que vuelva a pasar, aunque sea una vez más, cambiaría todo lo que soy por otro encuentro así, por más que dure medio segundo.
Tu sonrisa al verme, ¡El brillo de tus ojos! Extraño un poco eso de vos.
Mentiría si te dijera que no te extraño, pero te recuerdo alegremente. Porque vos siempre regresás, a mí me toca esperar a que yo te encuentre.
Estás en todos lados y en ninguna parte. Sos una sombra que, paseando, alumbra en la fría oscuridad.
¿Y qué te puedo decir? Si ayer te amaba y hoy te odio, y mañana te voy a volver a querer.
Esta noche voy a soñar con ese abrazo que me faltó darte, voy a soñar con volverte a ver, una vez más, por última primera vez.

martes, 11 de junio de 2013

Verde azulado

Hoy, mientras pateaba colillas de puchos en la vereda, pisando alguna que otra hoja seca que mató el otoño, pensaba en qué es lo nuestro. Es complicado resumirlo en pocas palabras, definirlo con exactitud, sé que no es.
No es mar, ya que el mar puede volverse muy turbio, muy bravío, las aguas no siempre son las mismas...
No es tierra, no estamos hechos para ser pisados, no somos base.
Tardé en llegar a alguna conclusión, masomenos lo que el Sarmiento tarda en hacer el tramo Caballito - Castelar, pero llegué a una y es que si habría que identificarnos con algo, sería con el sol...
No está claro que hay en el fondo, las reglas no siempre son claras, pero sí sabemos que el sol está ahí, todos los días, a toda hora, a todo segundo. Trae luz donde no la hay, luz en todas las direcciones, solo hay que correrse un poco para no hacer sombra a donde queremos ver.
No es como diría una canción ni un momento, ni la eternidad, ni más allá. Es. y simplemente eso, es. De eso es lo único que no dudo, ni nunca voy a dudar. Esto es real, los sentimientos no se confunden. Son o no son, y acá es.
Apuré el paso en las escaleras para no perder este concepto que aquí traigo; te quiero.

viernes, 12 de abril de 2013

Y ahora que todo es medio confuso, que no sabés para donde encarar, que tiras la moneda y cae de canto. Aunque, sabes bien que la moneda es tuya, y la podés tirar todas las veces que quieras, y volver a empezar.
Tantas alegrías y tantas tristezas pasaron y pasarán por vos. Las lágrimas son siempre amargas, lágrimas de dolor, de impotencia, de desamores, algunas hasta de alegría. Pero luego de esas lágrimas vienen sonrisas, sonrisas que te llenan de alegría, lo que mas me gusta de vos siempre fue tu sonrisa combinada con tu alegría.
¡No desesperes, che! El Sol cocina lento, detengámonos a observar un segundo el paisaje, todo es tan inmenso, ¡todo es hermoso! Solo hay que saber ver, las cosas se parecen, pero nunca son iguales. No te encontraría a vos en alguien más, aunque dudo que vos no lo hagas. ¿De qué sueño te escapaste?
Siempre va a haber mas preguntas que respuestas, hay pocas certezas cuando el cielo se llena de nubes, y también las hay cuando las nubes se van, pero que las nubes no te impidan ver las estrellas por las noches (la de ver el sol ya está muy quemada, la nueva onda es ver estrellas) Así como yo también vos tampoco deberías impedir que vean tu sonrisa, pues su alma está representada en esa pequeña y hermosa curva.
Nunca olvides las risas y los abrazos que la Chiqui te regaló, cuando te desmoronabas a pedazos, ella estaba ahí, sonriéndote y animándote... Queriéndote.
No voy a venir yo a decirte quien sos, vos sos quien lo sabe. Sólo vengo a decirte que una alegría tuya, es una alegría mía, y una tristeza tuya, son muchas tristezas para mí. ¡No dejes de brillar!

miércoles, 10 de abril de 2013

¿Y ahora? ¿Ahora que estás lanzado al mundo así como así?
Todo tan vil, todo tan nefasto, todo tan ruin.
Todo tan lindo, tan hermoso, y todas tus ganas de amar.
Son puras preguntas, ni una respuesta. Pero no tenes ganas de respuestas. Sólo te gusta preguntar para joder, para ver que pasa, para matar el tiempo.
No querés ser toda la vida A, no querés ser B, ni querés ser el abecedario completo. Lo único que querés es ser feliz. ¿Existe tal cosa? ¿Se puede ser feliz? No sé chabón, no me preguntes para romper los huevos.
"Deberías pensar menos y dejarme tomar mas protagonismo" le dijo mi corazón a la razón. Pero ¿A dónde me vas a llevar?
A veces me pregunto si deberíamos preguntarnos menos "Qué ser" para preguntarnos mas "Que estar" es decir... en la vida todo es efímero, nada durará por siempre, solo los recuerdos y los sentimientos. Creo yo, las intenciones. Entonces ¿Por qué querer ser, sí solo podemos estar?

Fake Plastic Trees

La tele que habla, y no dice nada.
Mi panza que hace ruido y no la puedo escuchar.
Mi corazón que lo entiendo, pero no me habla.
Yo, yo que soy solo un vaso vacío.
Vos, vos que sos una jarra llena del agua mas dulce y pura del planeta.
Este amor, que camina por todos lados, que recorre las calles, las veredas soleadas, y también los callejones más oscuros, que nunca fue bulevar, que ansia por ser avenida.
Esos árboles, llenos de vida, repletos de colores, los mismos que me dan la sombra perfecta para el verano, esa sombra que en invierno se siente fría porque no están tus brazos para abrazarme...
No sé a donde me pueda llevar esta vida, tampoco sé bien que quiero, ni sé cuanto durare. Solo una cosa tengo clara, y es que te quiero. Te quiero en mi vida por mucho tiempo.

miércoles, 3 de abril de 2013

Aaaena meloso

Un espejo para mis ideas y un abrazo para cada sonrisa, es lo único que te pido.

sábado, 30 de marzo de 2013

La oda con nombre

¿Podes hacer que hoy sea un día maravilloso e inolvidable? Es simple, como vos.
Solo te pido que me sonrías. Tus sonrisas son las jarras de agua caliente para el mate, son almohadas para el que tiene sueño, son también tus brazos que abrazan mi espalda cuando te quiero abrazar. Son tu nombre y tu historia. Son las sonrisas que quiero ver cada día en nuestros hijos. Son mi amor profundo por vos. Son mi única razón, si es que queda alguna razón entre tanta locura que es el amor.

martes, 5 de febrero de 2013

Yo se los pido que me avisen

Necesito alguien que me emparche un poco 
y que limpie mi cabeza, 
que cocine guisos de madre, 
postres de abuela y torres de caramelo 

Que ponga tachuelas en mis zapatos

para que me acuerde que voy caminando, 
y que cuelgue mi mente de una soga, 
hasta que se seque de problemas y me lleve... 

Y que esté en mi cama viernes y domingos 

para estar en su alma todos los demás días de mi vida. 
Y que me quiera cuando estoy, cuando me voy cuando me fui, 
y que sepa servir el té, besarme después y echarse a reir. 

Y que conozca las palabras que jamás le voy a decir 

y que no le importe mi ropa, si total me voy a desvestir 
para amarla, para amarla. 

Necesito alguien que me emparche un poco 

y que limpie mi cabeza, 
que cocine guisos de madre, 
postres de abuela y torres de caramelo. 

Si conocen alguien así 

yo se los pido, 
que me avisen porque es así 
totalmente quien necesito.

Título de la entrada

Tanto avance, tanto progreso, tanta producción, tanto crecimiento ¿Para qué? ¿En que avanzamos? ¿En qué crecimos?
Lo único que logramos es perder el tiempo, pero ¿qué es el tiempo?, ¿se puede poseer el tiempo? En un segundo podemos dejar de existir y todo ese progreso, ese avance, ese crecimiento, ¿de qué nos sirvió?
O quizá el problema está en pensar que a todo hay que sacarle rédito, ¿todo tiene que tener una razón?
No sé que quiero ser, porque sé que no quiero ser algo.

jueves, 17 de enero de 2013

La razón

El hombre se desvela por la razón, pareciera ser lo único que importa, que todo tenga una razón, una lógica, que todo sea pensado, todo racionalizado. A los instintos, a los sentimientos, a las emociones no se las puede racionalizar.
La razón como el elemento de poder, ¿Es la razón tan importante? fue la misma la que llevo a los humanos a hacer cosas impensadas, como matar otros humanos solo por su origen, su religión o su color.
Ojo, pensar no es lo mismo que racionalizar, cuantos números...
Qué importa quien tiene la razón, la razón no se puede poseer, todas son interpretaciones de la realidad, o puntos de vista, no hay una verdad absoluta que tenga que ser descubierta, que manera de decir boludeces
Solo bestia para vivir.

Hablar para escuchar

Como quién en el fútbol hace una pared o un guan-chu, o no, más bien como alguien que toca y pica, alguien que quiere proponer el juego, alguien que quiere generar, que busca en el otro esa complicidad sin que lo sepa. Plantar la semillita, tirar la chispa que encienda el fuego, a eso me refiero.
No siempre es facil hablar, contar lo que pasa, menos cuando tenés algo que decir y no hay nadie para escucharlo.
A algunos les cuesta dar su punto de vista, ya sea porque no le gusta entrar en polémicas o porque piensa que al otro no le interesa. Bueno acá estoy y te propongo el juego porque la verdad es que te quiero escuchar, entonces ¿por qué no hablar?