miércoles, 29 de abril de 2015

¿La angustia existencial?

Es insistente, está siempre ahí relojeando a ver con qué te puede joder y justo cuando creíste que la habías dejado atrás, ella te sacó dos vueltas de ventaja, está en la otra esquina fumando un puchito esperando que vos cruces la calle, hasta cuando llueve, ella está ahí, siempre vigilando. Y ella ahí, te está gritando sin hablar, te está diciendo sin pronunciar sonido, es obvio el sentido de su existencia: ¡ES MUSA! Como quién dice...
Con las valijas hechas, siempre dispuesta a irse donde vos la quieras llevar, para eso está, para que la lleves, y eso hay que hacer. Es imposible hablar con ella, imposible hacerle entender que te sentís bien así, que no la necesitas (¡Mentira! siempre se la necesita), que vaya a joderle la vida a otro, que es mucha carga para vos solo, que esto no se sostiene más.
El único camino viable es llevarla siempre, hasta donde sea que vayas, y canalizarla, encontrarle los colores, encontrar de ella algo lindo. Que sirva para algo, para esto por ejemplo, para escribir.
Que en ella hay mucha materia prima, pero ojo, que no se vuelva un monopolio, es una entre otras muchas musas, sólo hay que saberla llevar, y poder sacarle algo que se parezca a una sonrisa.

¿Repetitivo? sí, algo. ¿Repetitivo? sí, al

lunes, 27 de abril de 2015

Me despertó el agua que me golpeaba y movía al ritmo de su marea, quise recordar como había llegado a hasta allí pero no podía, mi último recuerdo era una tarde en un parque con árboles, una brisa que no llegaba a viento y unas cuantas hojas en el suelo, debía de ser otoño aquél día.
Pero el sol que hoy me daba en el medio de la frente, mientras mi cuerpo flotaba en algún mar u océano muy azul, parecía ser mas primaveral porque quemaba bastante, la piel de la cara, los brazos y la panza me ardía como si hubiese estado cocinándome cual pollo en un horno.
Intenté ponerme en posición vertical para poder ver hacia el horizonte y llenar de felicidad el cuenco de mis ojos al encontrar un barco o, en su defecto, una orilla. Pero nada de eso ocurrió, para un lado había agua, para el otro había más agua con el sol ese que seguía fastidiando y cocinando mi existencia. Comencé a pensar que ya no me quedaba nada, que era un naufrago, como el de la película, nada más que aquél estaba en una isla y contaba con la envidiable compañía de Wilson.
Y cuando me creí estar más acabado que nunca y que ya no tenía nada al rededor, comencé a aferrarme a la idea de que todavía me quedaba mi vida y mi fuerza de voluntad, que todavía la cosa podía cambiar, que si tenía un poco de suerte iba a recordar las clases esas odiosas de natación que me obligaron a tomar cuando era un purrete. Y fue ahí que entendí que cuando queda nada, todavía queda algo... la nada.
Y la nada es infinita. Así que siempre va a haber un horizonte, inalcanzable, pero horizonte en fin.

Pd: no lo entiendo, pero tenía ganas de escribir alguna boludes.

lunes, 9 de marzo de 2015

Igualdad, libertad y fraternidad. ¿Igualdad, libertad y fraternidad?

Igualdad... ¿Dónde?
Libertad ¿De qué?
Fraternidad ¿Entre quienes?

Las 3 banderas de la modernidad se deshilachan por sí solas al solo pensarlas.
La igualdad es eso que todos vemos pero nos hacemos los pelotudos, es el tema tabú, el debate que nunca nos dimos internamente... ¡Qué lindo que tengas oportunidades! pero yo primero.
La libertad es la eterna mentira por la que nos hacen mover. La libertad murió. O más bien... ¿Nació? ¿Libre de qué? La libertad, como muchas otras, tienen un nombre claro: Dinero. Libre es el que tiene dinero, el que no, no es libre. O es libre de ser pobre, que es lo mismo a ser esclavo. ¿Libertad de hacer lo que quiera? No. ¿Libertad de ir donde quiera? No. ¿Libre de qué, entonces? Libre de nada. La libertad tiene dos maneras de comprenderse, positiva y negativamente... Positiva porque lleva consigo una acción, negativa porque destaca la falta de impedimentos.
¡Soy libre de hacer lo que yo quiera porque nadie me obliga a nada! ¿Es así? ¿Soy libre de hacer lo que quiera si no tengo una moneda? Sí, sos libre, en sentido negativo, de ser pobre, porque nada te lo impide.
La fraternidad... este punto quisiera quedarme, hablamos de fraternidad cuando nostoros mismos vemos a alguien que tiene una gorra entonces cruzamos de vereda, alguien que comete un error lo juzgamos como si fuese ese error su esencia de persona.
Pero claro que sí, mientras YO y los mios estemos bien, no pasa nada. Los demás que se caguen.
Estas tres palabras son un poco, creo yo, el velo del hombre moderno. "Igualdad, libertad y fraternidad" son la mentira de la modernidad, la farsa de occidente.

martes, 20 de enero de 2015

Yo sé como se cura esta amargura, pero es tan amarga que hasta se llevó mis ganas de curarla...

miércoles, 7 de enero de 2015

que loca esa necesidad que sentimos de ser algo más que carne y hueso, ¿no?
sí, esa que te carcome los pensamientos buscandote algo distinto a los demás, intentando demostrar que VOS dás algo que no se vió, algo que ni vos sabés donde está pero sabés que te define porque eso sos vos, sos la diferencia, sos el -1 o el +1, el vaso que rebalsa la gota, o simplemente la gota que cae en la montaña y no la escucha ni Dios, pero vos te escuchás caer, y eso que vos escuchás es todo, sos tan inmenso como vos mismo y tan chiquito como vos mismo!
La dimensión del mundo no tiene parámetro, el sistema métrico se quedó corto cuando quiso medir tu corazón (le ganaste por un par de centimetros, je)

lunes, 17 de noviembre de 2014

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Y la vida se ve demasiado gris sin deseos

(Poderoso Dios de amor, envia la tormenta ya...)