domingo, 23 de marzo de 2014

Se levantó una mañana de Domingo con el abrazo mas amargo y pesado que alguien podía sentir, cargaba en su espalda una mochila mas pesada que miles de sandias, era extraña, pues carecía de cierres, y él no sabía como abrirla para ver que llevaba dentro.
Su gran complicación es que al tenerla al espalda si quiera podía verla, probó abrirla con una tijera, con un cuchillo, con un diario y hasta con fuego. Pero no pudo abrirla, la mochila se mantuvo siempre cerrada.
El peso de la mochila le cambió la postura, miraba mas al suelo que al cielo y el pecho le apretaba más que pasajero de transporte público en hora pico. No comprendía ni imaginaba qué llevaba la mochila para hacerla tan pesada, para que haya modificado todo en su vida.
Indagó y buscó alguna solución. Nadie le supo ayudar,
Imaginó y se comparó con una lata vacía de gaseosa, que en algún momento tuvo algo que convidar y ahora sólo es basura contraída por alguna mano.
No encontró razón, hasta que comprendió que quizás la mochila estaba llena de sus miedos, de su soledad, de su falta de afecto. y que esa mochila era su corazón que se marchitaba, se pudría sin remedio. Tuvo el presentimiento de que sólo sanaría y se descolgaría esa mochila si su alma se amigaba con su corazón, encontrando su reflejo en un amor, en los labios de otro corazón.

martes, 28 de enero de 2014

El cielo se aclara sutilmente y poco y nada puede hacerse, los segundos pasan volando en el aire, y en el aire el tiempo que te sentí. Se hacía melodía tu imagen y en mí vencía el miedo a vivir, ese el miedo que hoy no resisto, ¿pero qué será ahora de vos?. Solo sé que hay un mundo que desconozco, mientras que el tiempo no hace más que daño; porque cuando te pienso no te encuentro, y cuando te olvido en realidad te extraño.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Algo que venía pensando + Algo que leí

El problema fue la primera pregunta.
La curiosidad, ¿Habrá algo más? ¿Qué es esto?
Eso hizo del mono una persona.
Inevitablemente cuando pienso en curiosidad, se me viene a la cabeza la palabra inquietud, y estas dos palabras van de la mano con la juventud. El joven siempre quiso trascender las normas, romper las reglas y exponer que ellas son lógicas para muy pocos, por lo tanto, poco representativas.
Cuando digo que el problema fue la pregunta, digo también que por esa pregunta, vivimos como vivimos.
Ahí apareció el mecanismo lógico de cuadrados dentro de cuadrados para mecanizar y optimizar las cosas.
Eso. Eso es lo que me desespera: mecanizar y optimizar.
Vienen con el cuento que somos distintos a los animales porque podemos pensar. ¿Qué es pensar? ¿Por qué siempre se trata de costo-beneficio? Esa idea me hace mucho ruido, me hace pensar en lo individual. ¿Qué gano? ¿Qué pierdo? Y no, viejo.
Y aún peor, nos tragamos el cuento. ¡Y ADEMÁS LO REPRODUCIMOS!
El joven hace todo para escaparle al EFE. ¿Qué hace el EFE? encausa su rebeldía en un nuevo producto que sale mañana al mercado, todo muy barato y con grandes descuentos.

No. Disiento con los que dicen que la juventud está perdida o que es una generación perdida o alguna pelotudes por el estilo. Aunque hay algo que los enajena un poco, no los culpo. Es otra vez esa forma de huirle a la norma, pero también siento que es otra causa enjaulada por el EFE.
Me cuesta tanto no verlo todo ahí, es difícil encontrar cosas fuera de él. Pero existen, y hay que ir a por ellas.
A veces pienso que quizás lo que tenemos que buscar es que: el escape se vuelva norma. Y luego volver a romper con esta norma para darle un nuevo sentido a esta cosa.

Una vez una vieja con cara de nada dijo "Nada se puede construir sin amor" y yo la saco de contexto para que tome algún sentido lo que dijo la vieja que hablaba por hablar. Che, vieja. ¡Tenes razón!

martes, 27 de agosto de 2013

De los barcos, y con historias

Recuerdo que éramos pocos y éramos muchos a la vez.
Éramos pocos para cuando había que sonreír, no éramos pocos, éramos ninguno.
Y éramos muchos para cuando había que comer, demasiados que no alcanzaba lo que había (si es que había algo más en la olla ya fina de tanto rascarla).
Ahí fue cuando conocimos el tan amargo como aspero gusto a tierra.
Pero a mamá no le importaba que no haya comida para todos o para ninguno solo le importaba que él vuelva, que vuelva Paula vivo. Para abrazarlo aunque sea una vez más.
En ese entonces la única alegría en el hogar era Juanillo, él con su cola en forma de espiral no comprendía los tiempos que vivíamos, aunque sí sabía que Paula no estaba, y ya tendría que haber vuelto.
Por las noches escuchaba a mamá llorar en el patio. Juanillo venía a despertarme para que abrace a mamá... pero lo terminaba echando. Yo también quería llorar, y lo hacía sola. De fondo seguía escuchando el llanto de mamá, hasta que a su llanto se le sumó otro, pero uno distinto, raro. Tenía una forma más torpe, no era un llanto fluido. Decidí levantarme de la cama, desanclarme de las lagrimas que estaban abrazadas a la almohada para ver quien era.
Y sí, era él. El chancho lloraba con mamá, hacía lo que yo no.
Pasaron las semanas, pasó el tiempo, pasó todo menos el dolor. Mamá seguía llorando y Juanillo también.
Llegamos a un momento donde ya no alcanzaba para nada, y sí. Había que matar al chancho para comer, ¿Pero quién iba a ser capaz de matar a nuestra última alegría, a nuestro último consuelo?
Mamá intentó, pero no pudo... Decidió que lo mejor era venderlo.
Ahí iba nuestro querído puerco.
Dolió tanto como saber que Paula no iba a volver...
Pero bueno ya no había más nada que hacer, decidimos irnos todos a dormir porque no había mucho que hacer.
Eran las 2 a.m. y se escucha un ¡PUM!, algo enorme había caído en la casa, y ese algo enorme era la puerta que Juanillo había tirado con su trompa porque nos extrañaba, porque no quería irse. Pero aún así su nuevo dueño llegó a casa y se lo llevó.
Nunca volvimos a ver a Juanillo y tampoco a Paula.

martes, 30 de julio de 2013

Tomalo con calma, esto es dialéctica pura.

Te volverá a pasar tantas veces en la vida, yo decía "¿te acordás? empezar a pintar todos los días sobre el paisaje muerto del pasado y lograr cada vez que necesite nueva música nueva, nuevo piano".
Vos ya podés elegir el piano. Crear la música nueva de una nueva vida, y vivirla intensamente hasta equivocarte otra vez y luego volver a empezar, volver a equivocarte. Pero siempre vivir, vivir intensamente.

miércoles, 17 de julio de 2013

De únicos y eternos

Todos somos uno más con ganas de sentirse único, aunque sea por un rato.
¿Qué nos hace únicos? No creo que eso sea por un numero, o por un nombre, o por una huella dactilar.
Todo es una sucesión de hechos que derivó en hoy. Hoy ¿es la suma de todos los ayer?. ¿Mañana no va a ser otra cosa que ayer más hoy? No creo. El futuro es incierto para todos y por igual. ¿Qué tal si mañana no hay mañana? Creo que lo único imposible es que mañana no tenga un ayer.
¿Pero el hoy? ¿Qué hacemos con él? Vamos a buscarlo, la vida es hoy. No hay otro plano, tenes una sola chance y no la estás desperdiciando, la estás viviendo, si al fin y al cabo vivir se trata simplemente de eso, vivir. Quizás no sea siempre como te gustaría, pero ¿Cual hay? sería aburrido si siempre fuera fácil, si uno siempre hiciera lo que quisiera... No habría sueños, la única causa legítima para levantarse cada mañana.
El hombre (de este lado) un poco vive de eso ¿no? Objetivos: quiero esto, quiero aquello. Buscamos motivaciones, ¿Que hay que hacer cuando no hay motivaciones? No sé. ¿Crear nuevas?
Respondiendo a la pregunta originaria; creo yo que el amor. Y sí, no voy a decir otra cosa, sino tendría que cambiar el nombre del blog. El amor nos para en distintas veredas, nos hace levantar distintas banderas. Eso es lo mágico del amor, que sea tan inmenso y versátil, rebalsa el imaginario de cualquiera, entra en los sueños de cada uno aparece y lo cambia, pocas veces olvidamos los sueños donde hay amor, amor real.
Al poco tiempo de nacer; el hombre sabe y reconoce que todo es perecedero, todo finaliza, nada es para siempre. Es tan seductora la eternidad en un mundo donde todo es efímero, que pareciera que solo buscamos pasar a la inmortalidad. ¿Es cíclico o es un desarrollo? ¿Vamos a un punto o solo damos vueltas en circulo?

domingo, 30 de junio de 2013

Voy a ser sincero

Estoy enojado. Hoy soñé que dos amigos y yo estabamos cursando algo que no recuerdo con precisión. Había algunas chicas más y un chico, no eramos mas de 9 o 10 en el curso, la casualidad era que todos tomábamos el mismo colectivo.
Se dio una breve charla entre nosotros tres y el chico que no conocía y no reconozco, a lo que él dijo:
- ¿Nunca mataron? Es muy divertido, bah a mi me entretiene.
- ¿De qué estás hablando? no es gracioso la muerte, no es algo para el humor.- Respondí
- Mal chabón, ¿Qué decís?- Dijo uno de mis amigos, el mayor.
- Dale... ¿Me van a decir que nunca jugaron algún juego de zombies, o al counter-strike?.- Dijo sintiendosé incomprendido
- Ah, sí eso sí, todos lo hemos jugado alguna vez... - Dijo el menor.
- Qué boludo, me hiciste asustar - Acoté.
La cuestión es que fue un momento incomodo, pero seguimos como si nada, quizás lo habíamos tildado un poco de fanático de Fierita y de jugar mucho a juegos de video.
En un momento se dio una charla con la profesora del curso, canosa teñida de rojo ella, con anteojos y baja de estatura, no pasaba los 55.
El chico hizo un relato de como cometió un asesinato de una chica. Todos nos quedamos horrorizados y el lo contaba como si hubiese ido a comprar pan al almacén. La profesora lo llevó hasta la comisaría para que preste declaración. Él fue como si nada, casi que contento, lo vimos como lo esposaban, luego volvimos al curso comentando cosas como "No era el portero, ni el padrastro, era él"
De noche ya, esperando el colectivo todos juntos apareció él.
Nos asustamos todos, y se tomó el colectivo con las chicas. Nosotros tres preferimos no hacerlo.
Nos quedamos hablando si en realidad él la mató o era un relato que inventó...
Se hizo de noche y no pasó más el colectivo.

Gracias...